Cosas que hacen los hombres en secreto pero que nunca admitirán

¿Actúas de una manera en público y otra en privado? Ya sea que piense que su respuesta es sí o no, esta es la verdad: todos nos comportamos de manera diferente en privado que a puertas cerradas.

Desde el coqueteo manipulador hasta el consumo de refrigerios en privado, las mujeres tienen su parte de secretos que nunca contarán. Pero, ¿qué hay de los hombres? Ellos también tienen una lista de cosas que preferirían que no supieras. Estas son algunas de las cosas que los hombres hacen en secreto pero que nunca admitirán.

Nunca se lavan la cara.

Aunque los hombres no querrán aclarar este hecho, hay demasiados tipos omitiendo la limpieza facial por completo. Sin un lavado regular, la suciedad y las bacterias se acumularán en la cara y los pelos encarnados pueden convertirse en un problema grave. Expertos recomiendan comprar un limpiador facial, pero incluso el solo con agua y jabón será un paso en la dirección correcta.

Descuidan sus pies.

Los hombres simplemente no le prestan atención a sus pies. Si bien tanto los hombres como las mujeres son susceptibles a los hongos en los pies,  los hombres tienden a contagiarse de hongos en el gimnasio porque no usan chanclas en la ducha, o usan el mismo par de zapatillas de deporte sudorosas todos los días.

Los hombres también son menos propensos a usar piedras pómez, dejando que la piel muerta esencialmente invada sus pies.

Dejan que sus lágrimas fluyan.

Si bien es una suposición de género que los hombres no lloran, se ha demostrado que las mujeres lloran casi el doble que el sexo opuesto. Los hombres tienen niveles significativamente más bajos de prolactina (una hormona que se encuentra en las lágrimas emocionales) en comparación con las mujeres. Además, “los estereotipos y las expectativas sociales desalientan a los hombres a mostrar sus emociones”.

Estudios recientes demostraron que el solo el 23% de los hombres admitieron haber llorado en alguna situación de impotencia en comparación con un 58% de las mujeres. Esto demuestra que el llanto en público aún se considera tabú a los ojos de los hombres.

Entonces, si un hombre le dice que “nunca” llora, probablemente quiera decir que nunca llora … en público.

Acechan a su pareja actual (y anteriores) en redes sociales.

Las mujeres no son las únicas que controlan a sus parejas: los hombres son, al parecer, bastante aficionados al ciberacoso. Según recientes investigaciones, los hombres solteros son aún más propensos que las mujeres solteras a verificar la actividad en línea de sus intereses amorosos. A los hombres no les gusta parecer demasiado curiosos o sobreprotectores, por lo que a menudo recurren a adquirir su información en otro lugar.

Por supuesto, este tipo de acecho “ligero” en línea no es alarmante y es esencialmente normal, pero el comportamiento de acecho puede volverse peligroso. Debe buscar signos de acoso serio, como preguntas demasiado específicas sobre su paradero, visitas no anunciadas y comportamientos agresivos.

Buscan en Google consejos sexuales.

Aunque docenas de estudios han demostrado que los hombres son mucho más propensos que las mujeres a ver pornografía, los hombres dedican una buena parte de su tiempo a buscar la forma de complacer a su pareja.

Eso no quiere decir que las mujeres no lo hagan, es solo que hombres y mujeres obtienen este consejo de manera diferente. Las mujeres pueden ser más propensas a pedirles a sus amigas o incluso a su ginecólogo algunos consejos que las ayude en la intimidad. Los hombres no tienen los mismos recursos. Es poco probable que los hombres divulguen lo esencial sobre su vida sexual o les pidan consejos y opiniones a sus hermanos. En cambio, Morse dice que los hombres recurren a Google para encontrar las respuestas a sus preguntas más íntimas.

Orinan sentados de vez en cuando.

Después de una noche de bebida o una mala noche de sueño, tu hombre podría estar demasiado fuera de sí como para ponerse de pie. Un hombre también puede sentarse si no tiene prisa. Los hombres mayores con problemas de próstata o que no pueden permanecer de pie durante largos períodos de tiempo también pueden preferir tomar asiento. Los hombres también pueden sentarse si no están seguros de lo que va a suceder, normalmente cuando intentan orinar con una erección.

También te puede interesar:

Admin